Muse

  • Los británicos encienden un Palacio de los Deportes de Madrid a reventar
  • A lo largo de más de dos horas de carrera, repasaron las cumbres de su discografía.

En una palabra: apabullante. Los reyes del rock. Muse demuestra que tiene, si no el mejor, uno de los mejores directos del mundo. Hysteria, Time is running out, Plug in baby… la banda ha dejado grandes temas a lo largo de su carrera y lejos de centrarse en el irregular nuevo trabajo, The 2nd Law, repasaron en un extenso concierto en el Palacio de los Deportes de Madrid las cumbres de su discografía. Gran acierto.

Los galeses The Joy Formidable preparan el espectáculo que está por llegar. Su rock guitarrero, su actitud atronadora y la belleza y el carisma de la cantate Ritzy Bryan dará que hablar. Y con un público ya encendido sale Muse a escena. Unsustainable, Supremacy… temas de su último trabajo que no acaban de calar entre el público.

Hysteria es el primer momento de la noche. Dieciseismil personas coreando uno de los grandes éxitos de la banda. Un espectáculo de láseres, piramides llenas de televisores y el líder de la banda moviéndose de un lado a otro con su guitarra. Y por si fuera poco, el sonido es limpio y atronador al mismo tiempo. Un espectáculo.

Después de otra tanda de temas de su nuevo trabajo llega la apoteosis: I think I’m drowning, asphyxiated, i wanna break this spell that you’ve created. El clásico Time is running out es el segundo gran momento del día. Y no será el último.

Queda sitio para enlazar Plug in Baby y New Born y afrontar la recta final con la espectacular Knights of Cydonia. El listón está muy alto.