The La'sLa estructura es simple. Puro estribillo. Guitarras tintineantes, voces en falsete y un estribillo mágico capaz de atormentar tu cabeza durante días. Un tema imprescindible en cualquier lista de las mejores canciones de todos los tiempos. Incluso las personas que nunca han oído hablar de la formación británica The La’s son capaces de reconocer una canción que ha formado parte de la banda sonora de multitud de anuncios y películas recientes. There She Goes es historia de la música.

¿Un increíble relato de amor o una oda a la heroína? “There she goes again, racing thru’ my brain (Ahí va ella, corriendo por mi cerebro)”. Un tema lanzado inicialmente en el año 1988 que pasó desapercibido hasta que dos años después fue remezclado y relanzado como single del álbum de debut de la banda. Pequeñas canciones de pop de escasos tres minutos de duración que cumplen veinticinco años.

Timeless Melody contiene un difuso sólo de guitarra y una preciosa melodía claramente influenciadas por los Smiths. Las mismas influencias de Way Out, sustentada en un maravilloso bajo oscilante. Pequeñas joyas. Cuando la revista Rolling Stone entrevistó a Eric Clapton ese mismo año (un músico que ya era considerado una leyenda) no dudó en afirmar que las canciones de la formación británica The La’s eran tremendas. La crítica especializada estaba rendida a los pies del grupo. Y sin embargo, nadie pudo evitar su final un año después.

¿Por qué publicaron un sólo trabajo y luego desaparecieron? El cantante principal y compositor de la banda, Lee Mavers, era demasiado perfeccionista. Tardó años en componer los temas de su álbum de debut y otros tantos años en grabar el disco. Por ejemplo, el resto de miembros no soportaba no haber cambiado las canciones de su repertorio durante cuatro años. No sólo eso. Mavers es el principal traidor de su obra. Y no duda en boicotear su disco siempre que es posible.

“Odíabamos nuestro álbum ya que no acabábamos de encontrar el sonido perfecto. Por lo que volvíamos a empezar de cero. Por desgracia, nuestro sello discográfico juntó las grabaciones que habíamos ido realizando y las publicó”, ha relatado Mavers en multiud de ocasiones definiendo su debut como “un montón de mierda”. Ojalá la ‘mierda’ siempre fuera tan buena.