El regreso de la formación australiana Tame Impala. El pop psicodélico que convirtió a la banda en uno de los grupos más alabados e innovadores de la escena internacional se convierte en electrónica. Las guitarras quedan ocultas bajo capas de sintetizadores. Uno de los cambios de sonido más espectaculares de los últimos tiempos. ¿El resultado? Ocho minutos de bases electrónicas,