¿Oasis? ¿Los Beatles? ¿Interpol? De Nacha Pop a La Habitación Roja, durante muchos años la música española pareció fijarse más en las nuevas propuestas que venían desde el extranjero y en históricos grupos internacionales que en los sonidos tradicionales de nuestro país. Tal vez por la falta de trabajos de calidad o bien por ser un género denostado, el folclore nacional se vio relegado a un plano oscuro y lejano. Todo eso ha cambiado.