¿Oasis? ¿Los Beatles? ¿Interpol? De Nacha Pop a La Habitación Roja, durante muchos años la música española pareció fijarse más en las nuevas propuestas que venían desde el extranjero y en históricos grupos internacionales que en los sonidos tradicionales de nuestro país. Tal vez por la falta de trabajos de calidad o bien por ser un género denostado, el folclore nacional se vio relegado a un plano oscuro y lejano. Todo eso ha cambiado.

El folclore de nuestro país. La banda formada por Pablo Maronda y Marc Greenwood (bajista de La Habitación Roja) es una rara avis en el panorama musical español. Facturan preciosas canciones de pop que reivindican la tradición popular española que inauguraron grupos como Vainica Doble o Los Brincos, pero alternadas con momentos más guitarreros y claras influencias del folk americano. Su debut (El Fin Del Mundo en Mapas) era sorprendente y su segundo álbum reivindicaba con éxito su fórmula de canciones con miras a la música española de épocas pasadas (temas como Volverás o Sin Ministerio son imprescindibles).