KeiraSi tienes una buena banda sonora, tienes una película cautivadora. ¿Quién no recuerda la fantástica cinta irlandesa Once? Una historia de amor rodada en sólo dos semanas con poco presupuesto que maravilló al mundo y acabó ganando el oscar a la mejor canción. I don’t know you. But I want you… (No te conozco. Pero te quiero). El tema Falling Slowly nos sorprendió y conquistó de forma sutil. Un piano. Dos voces que se empastan. Y una historia de amor. el viaje de Glen Hansard y Markéta Irglová en Once no sólo es mágico, sencillo y tiene visos de realidad. Se volvió real.