• Cada vez más bandas nacionales con el inglés por bandera hacen las maletas y se lanzan a conquistar el mundo fuera de nuestras fronteras.
  • Es una realidad. Exitosos conciertos en cotos que hace sólo unos años parecían inalcanzables.
Washington, Nueva Orleans, Austin, Phoenix... la lista de conciertos que los zarauzanos Delorean darán en los Estados Unidos a comienzos del año que viene es interminable. Su factura de melodías pop sobre bases electrónicas es el mejor ejemplo de cómo las bandas españolas pueden triunfar en el extranjero. La formación, que salto a la actualidad hace poco tras haber sufrido un secuestro virtual en México, recorre Nueva York agotando entradas a su paso. "El problema en los Estados Unidos es que hay miles de bandas y te expones a no gustar, por lo que tienes que dedicar el doble de tiempo a la letra de las canciones y la pronunciación".