Green-DayUnos cuantos acordes en quinta, melodías pegadizas y mucho humor. Y tocarlo todo tan rápido que no se quiera hacer otra cosa que pegar botes. Bienvenidos al paraíso.Tres jóvenes norteamericanos de aire gamberro hicieron temblar hace veinte años los cimientos de la industria con un disco que aún escandaliza a los puristas del punk. Green Day supo despojar de cualquier reivindicación política el sonido de bandas como los Sex Pistols o los Ramones. Un álbum que para cientos de miles de jóvenes ha supuesto una vía de entrada a la música más allá de las fórmulas comerciales.