• Spotify, Deezer, Rdio y desde la semana pasada, Google Music. ¿Son los servicios de música en internet el futuro de la industria o un mero parche?
  • Los músicos españoles intentan desgranar el futuro de plataformas como Spotify.
Sólo hace falta ganar dinero. La oferta de servicios que nos permiten escuchar a bajo coste (o incluso gratis) toda la música que queramos a través de internet es cada vez mayor. Plataformas como Spotify, Deezer y la nueva apuesta de Google, Music, se presentan como el futuro de la industria musical, pero no dejan de formar parte de un mercado cada vez más masificado y ninguna de ellas es aún rentable para bandas y discográficas.¿Son el futuro de la industria musical o un mero parche? Los artistas españoles intentan desgranar el futuro de estas plataformas centrándose en un medio como Spotify, claro líder del mercado, mientras se quejan de los rendimientos económicos que obtienen."Spotify es un chollo, un gran chollo, pero es un chollo porque a los músicos se les pagan cantidades ínfimas". Alberto Jiménez, vocalista de Miss Caffeina, una de las formaciones españoles más alabadas del momento y que en este momento acaba de iniciar la gira de presentación de su segundo álbum, considera que la plataforma de streaming "es más repercusión que beneficio", "porque hay mucha gente que no paga y escucha toda su música solo en Spotify".

  • El dúo se reafirma en su singular mezcla de estilos.
  • La formación, que demuestra que todavía es posible innovar en un saturado panorama musical, nos presenta su nuevo trabajo.
  • "No sabemos definirnos"
La electrónica y el flamenco parecían dos estilos musicales incompatibles, pero llevan ya varios años encajando a la perfección de la mano de Fuel Fandango. Esta es la historia de chico electrónico conoce a chica flamenca. Y de su unión, además del amor, nace uno de los proyectos más interesantes y recomendados que pueden escucharse en el panorama musical.Los comienzos no fueron fáciles. Meter en una misma batidora "música electrónica, música de baile, rock y flamenco a partes iguales" era una dura tarea que no terminaba de encajar. Y el grupo se pasó más de un año probando hasta dar con la tecla correcta, el sonido que poco a poco y gracias al boca a boca ha conseguido conmover al público y la crítica nacional, les ha llevado a tocar en más de catorce países y a protagonizar una popular campaña de televisión.