La formula es sencilla: canciones de pop con toques electrónicos, intercaladas con momentos más acústicos y una espectacular voz que han convertido a la joven cantautora estadounidense Sara Hartman, afincada en Berlin, en una de las artistas más prometedoras del momento.Después de triunfar hace varios meses con Monster Lead Me Home y de telonear a artistas de la talla de

¿Oasis? ¿Los Beatles? ¿Interpol? De Nacha Pop a La Habitación Roja, durante muchos años la música española pareció fijarse más en las nuevas propuestas que venían desde el extranjero y en históricos grupos internacionales que en los sonidos tradicionales de nuestro país. Tal vez por la falta de trabajos de calidad o bien por ser un género denostado, el folclore nacional se vio relegado a un plano oscuro y lejano. Todo eso ha cambiado.

Odette Suárez, alma de Penny Necklace, lleva varios años buscando el sonido perfecto (pequeños lanzamientos, cambios en la formación e incluso un fugaz paso por el programa La Voz de Telecinco). La busqueda del éxito es dura.¿Veredicto? La formación madrileña sorprende con una de las reinvenciones más espectaculares que el panorama musical nacional nos ha deparado en mucho tiempo. Penny