Pop electrónico. Sonidos calmados y minimalistas. Un esperado regreso. ¿Una banda de Zarautz llenando salas emblemáticas de Estados Unidos? Pocas veces un grupo español había tenido tanta repercusión mundial.Delorean ha recorrido medio mundo agotando entradas a su paso. La formación española, que en sus inicios coqueteaba con las guitarras oscuras, ha transformado los ingredientes necesarios para construir himnos para la

  • Cada vez más bandas nacionales con el inglés por bandera hacen las maletas y se lanzan a conquistar el mundo fuera de nuestras fronteras.
  • Es una realidad. Exitosos conciertos en cotos que hace sólo unos años parecían inalcanzables.
Washington, Nueva Orleans, Austin, Phoenix... la lista de conciertos que los zarauzanos Delorean darán en los Estados Unidos a comienzos del año que viene es interminable. Su factura de melodías pop sobre bases electrónicas es el mejor ejemplo de cómo las bandas españolas pueden triunfar en el extranjero. La formación, que salto a la actualidad hace poco tras haber sufrido un secuestro virtual en México, recorre Nueva York agotando entradas a su paso. "El problema en los Estados Unidos es que hay miles de bandas y te expones a no gustar, por lo que tienes que dedicar el doble de tiempo a la letra de las canciones y la pronunciación".

  • 'Apar' (Espuma en euskera) es el cuarto trabajo de los zarauzanos Delorean.
  • Convertidos en referentes mundiales del pop electrónico, la banda nos descifra su éxito.
¿Una banda de Zarautz llenando salas emblemáticas de medio mundo? Pocas veces un grupo español había tenido tanta repercusión mundial. La formación española que en sus inicios coqueteaba con las guitarras oscuras ha transformado los ingredientes necesarios para construir himnos para la pista de baile en el secreto de su éxito. Y ahora regresan con nuevo trabajo, tres años después de "tocar el cielo" con Subiza."Hacemos pop electrónico. Es una etiqueta muy amplia, que engloba muchas cosas, pero la solemos utilizar bastante", indica el batería de la formación Igor Escudero después de volver de una pequeña gira por los Estados Unidos. "Llevamos tres días con un jet lag del copón".