“I wonder what you’re thinking now. Is there something that I could’ve said? Would it have made a difference?” (Me pregunto qué estarás pensando ahora. ¿Podría haber dicho algo? ¿Hubiera cambiado las cosas?).

¿Quién narices es Shura y por qué levanta pasiones? Pequeñas joyas de pop electrónico destinadas a mover el mundo. Canciones sólidas y luminosas llenas de influencias de los años ochenta que toman los sintetizadores por bandera. ¿Candidato a disco del año? El diario de una nueva vida. La joven artista británica de ascendencia rusa (Shura es el diminutivo de Aleksandra) relata a lo largo de trece temas los cambios que sucedieron en su vida después de moverse a Londres para estudiar en la universidad, superar una difícil ruptura amorosa y salir del armario. En definitiva, crecer.

Todo comienza con Nothing’s Real, tema oscuro que da título al primer trabajo de la artista inglesa, para dar paso a What’s It Gonna Be: melodías y estribillos pegadizos llenos de calidez que hablan sobre el amor y dan lugar a uno de los mejores temas de los últimos tiempos. Y sin haberse recuperado del golpe llega Touch, una de las primeras canciones de la artista. Un tema que se convirtió en un fenómeno viral en las redes sociales hace dos años. El perfecto resumen del disco. Incluso puede escucharse como late el corazón de la artista británica: “I only need you to be friends with me” (Sólo te necesito para que seas mi amigo).

What Happened To Us?, también con el amor por bandera, es acelerada, alegre… “I was never ready… for your love” (Nunca estuve preparada para tu amor) y canciones como Make It Up nos sumergen de lleno en atmosferas de los años ochenta.

Cierran el álbum dos pequeñas joyas del catálogo de la artista que enamoraron a la crítica musical el año pasado. 2Shy y White Light, diez minutos de pop electrónico bailable sustentado en un estribillo pegadizo que sin encajar completamente en el sonido de la artista suponen sin duda su mejor canción. La escucha merece la pena. 9