La formula es sencilla: canciones de pop con toques electrónicos, intercaladas con momentos más acústicos y una espectacular voz que han convertido a la joven cantautora estadounidense Sara Hartman, afincada en Berlin, en una de las artistas más prometedoras del momento.

Después de triunfar hace varios meses con Monster Lead Me Home y de telonear a artistas de la talla de Ellie Goulding, la cantante presenta Satellite, un tema que comienza con un pegadizo ritmo electrónico que acaba sustituído por una suave voz que rompe según avanza la canción.