Pasjero
  • El cuarteto madrileño Pasajero se define como una “humilde banda de rock”.
  • Radiografías tiene los tintes para ser uno de los discos nacionales que más den que hablar en los próximos meses.

Son muchos años de proyectos y formaciones. Tras un largo periplo musical en otras bandas, los miembros de Pasajero han dado por fin con la clave. Se definen como un grupo “humilde” pero son una de las revelaciones de la temporada. El cuarteto madrileño, que factura canciones que mezclan desde el rock más guitarrero hasta el pop más sentimental, sorprende con Radiografías, un trabajo que sin bien por momentos peca de excesiva duración, tiene todos los tintes para ser uno de los discos nacionales que más den que hablar en los próximos meses. Hablamos con Daniel Arias, vocalista de la banda.

¿Cuando surge Pasajero?

Pasajero nace de la disolución de la banda madrileña Zoo, que a su vez surge de la banda 995. Conocí a Josechu (Batería) cuando estaba en Zoo y el día que el proyecto se disolvió decidimos que queríamos seguir tocando juntos.

El germen de pasajero surge en junio de 2010. Cuando empezamos a hilarlo Josechu andaba en el estudio con Nudozurdo así que yo me metí en casa todo el verano de 2010, a preparar las maquetas. No soy el que compone totalmente pero sí que dejé hechos los deberes.

¿A la tercera va la vencida…?

Hay veces que sale a la primera y otras que no. Con 995 estaba muy ilusionado pero luego resultó que la banda no fue llamativa mediáticamente. Con Zoo pasó lo mismo. Los primeros momentos son muy buenos aunque luego hay partes duras…

Entonces, alguna vez te has planteado dejarlo…

He pensado en dejarlo. Hay momentos en que te replanteas todo. Los años pasan, no tienes tanta energía y crees que podrías estar dedicando tu tiempo a otras cosas.

Al final siempre digo lo mismo: si tengo música en la cabeza, ¿por qué arrinconarla si puedo mostrársela a la gente?. La música me saca de la rutina que se nos ha impuesto desde que nacemos y la esencia se mantiene: montar una banda con ganas e ilusión. Luego el público hablará.

Teniendo en cuenta la repercusión de Pasajero, ¿hablamos de tu proyecto más mediático?

Más que mediático es un proyecto honesto. Con Pasajero nos hemos atrevido a realizar canciones que requieren de muchas escuchas. Estamos haciendo bastante promoción y teniendo mucha repercusión, pero también con Zoo hubo momentos intensos y el primer disco llegó a mucha gente.

¿Y si Pasajero no gustan?

Lo he pensado muchas veces pero no es algo que me haya frenado en nada. Cuando haces algo artístico que habla de emociones y sentimientos das vueltas a todo, pero no dejas de hacer las cosas por ese motivo. Transformar tu música para hacerla más accesible es un error. Cuando piensas en lo que van a opinar los demás la creatividad que llevas dentro se pierde.

Vivir de Pasajero, ¿es posible?

Nunca me he planteado vivir de Pasajero (Daniel se ríe). Siempre existe la posibilidad de formar un proyecto que tenga un nivel tan grande que puedas vivir de él. Pero tal y como está es la cosa es algo que hay que dejar fuera de la mesa. Si luego llega el objetivo, bienvenido será pero…

Ahora mismo sobrevivimos como podemos. Eduardo Martín (guitarra) trabaja en FNAC, Eduardo R. Paynter (sintetizadores) está estudiando, Josechu es el programador de la sala Costello de Madrid y yo soy delineante.

Teniendo en cuenta vuestros trabajos, ¿compaginar una gira es posible?

Todos estamos liados pero sí que se puede compaginar una gira. La música te roba más tiempo del que la gente puede pensar pero sacar fuera las canciones y enseñárlas es lo más bonito de tener una banda.

Para terminar, ¿a qué suena Pasajero?

(Daniel suspira) Has dejado la pregunta dificil para el final. Pasajero hacemos rock, aunque es una denominación amplia que cuesta definir. Mezclamos canciones cañeras con momentos más tranquilos. Es honesto hacer las dos caras, ya no tenemos 16 años y estamos enfadados, pero tampoco estamos tan relajados como para hacer un disco de Bon Iver.

Pasajero – Volverme a preguntar