BCore

  • El sello catalán BCore colgó todo su catálogo discográfico en internet al precio que pusieran los oyentes.
  • Jordi Llansamá, fundador de la discográfica, hace balance de la campaña.

En plena crisis de la industria discográfica, los británicos Radiohead, una de las bandas rockeras más influyentes de las últimas dos décadas, plantearon nuevas alternativas para superar el retroceso en el mercado de discos: sin mediación de ningún sello, apostaron por la autopromoción y vendieron In Rainbows solamente a través de internet, como descarga en formato digital al precio que cada fan considerara justo. Corría el año 2007 y la inicitiava eran pionera. Aunque la banda no aportó datos, se sabe que la mayoría de las personas no pagaron por el álbum.

¿Paga la gente por los contenidos culturales si puede conseguirlos gratis y de manera legal? El caso del sello español Bcore es demoledor. A principios del verano la discográfica, que cuenta entre su catálogo con artistas Delorean, Charades o The New Raemon, decidió poner en descarga libre todo su catálogo en la plataforma Bandcamp. Los usuarios elegían el precio que querían por descargarse cualquier trabajo. Y al igual que con Radiohead, los datos son demoledores.

“En un mes y medio se han descargado 11.796 discos. Ha habido un total de 315 aportaciones. O lo que es lo mismo, un 2,6% de los usuarios hicieron algún tipo de aportación“, publicaban desde la compañía. En total recaudaron solamente 577,48 euros. “Se nos ocurrió la campaña al inicio del verano y pensamos que sería una buena idea de ganar repercusión y probar nuevas formas de negocio”, explica a este medio Jordi Llansamá, fundador de BCore Disc.

¿Datos duros? La discográfica tiene claro que piensa seguir colgando alguno de sus nuevos trabajos bajo este modelo durante un tiempo. Jordi es positivo. “Hemos ganado visibilidad, reseñas en multitud de medios y hemos ampliado mucho nuestra base de datos de usuarios”. “Económicamente, ya buscaremos otras vías de subsistir”, aclara.

La mayoría de los usuarios que aportó dinero sólo pagó un euro por las descargas. Con todo, hay dos perfiles opuestos: el que decide descargar en abundancia y no da dinero; y por otra el que sí decide hacer una aportación económica, descargándose varias referencias, pero donando X por cada una de ellas. ¿La palabra gratis nos encanta?

Bandcamp es una de las plataformas más populares de la actualidad para escuchar música a través de internet, pero como señalan desde el sello, cobran por cada descarga por la que no se hace aportación. “Se trata de ir probando nuevos modelos de negocio hasta dar con la tecla, eso sí, habría que intentar que la gente se conciencie de lo que cuesta realizar las cosas“, argumenta Jordi. “Hay que ir poco a poco impulsando un cambio, hasta hace nada éramos el único sector que daba su trabajo gratis”.

¿Visibilidad?

“La gente no paga por los discos. Como explicaba hace unos meses en lainformacion.com Victor Velasco, director de Sones, sello catalán que tiene entre su catálogo grupos como Mishima o Manos de Topo, en España “hay una realidad, ya no se venden discos. La venta de discos no sostiene a las discográficas”. “Hay que replantearse el negocio: gestión de artistas, de derechos…”. “Ya no somos una discográfica, sino una empresa musical”, explicaba.

Opinión que compartía Josiño Carballo. El fundador y promotor de Ernie Producciones, sello gallego que cuenta con bandas como Niños Mutantes o los estadounidenses Nada Surf, cree que servicios como Spotify o Bandcamp son “un arma promocional increíble”. “Subir un álbum y que lo puedan escuchar en otras partes del mundo es alucinante”. “Como sello pequeño la gente tiene que escuchar mis discos”.

“Nadie paga, así que desde Ernie hemos dado un giro a todo el negocio”, señalaba Josiño. “Hay que reinventarse”. “Nosotros también llevamos el ‘book’ de nuestros artistas, les gestionamos los conciertos… y por tanto tienes que dar a conocer a tus músicos”.