Un año con pocos lanzamientos musicales que destaquen sobre el resto. ¿Los mejores trabajos de 2016? Seleccionamos cinco álbumes que nos han cautivado.
Glass Animals – How to Be a Human Being

Melodías electrónicas sustentadas en sinuosos cambios de ritmo y combinaciones imposibles. Un álbum conceptual que se mueve en torno a las historias que el líder de la formación grabó en su teléfono durante el último viaje del grupo por el mundo con su música. Y lejos del pop oscuro y alejado de las masas que habían realizado hasta la fecha, el segundo trabajo de los británicos Glass Animals tiene algunos de los estribillos más pegadizos del año. Basta con escuchar los dos himnos que abren el álbum, los ritmos tribales de Life Itself y las melodías cercanas al baile de Youth.

 

León Benavente – 2

Veremos cómo cambia el tiempo. Veremos si hemos progresado. ¿Es tan normal que se parezcan el futuro y el pasado? La formación española vomita en su segundo trabajo sus letras de tintes reivindicativos con bases de rock, pop y punk a partes iguales donde suelta toda la rabia acumulada por la delicada situación de la sociedad. La ironía de Tipo D, la adrenalina de California o la poderosa melodía de La Ribera. El fenómeno de León Benavente. El mejor álbum nacional del año. Como ellos mismos cantan: Quiero convencerte de que lo que está sonando es un hit.

 

Shura – Nothing’s Real

Pequeñas joyas de pop electrónico destinadas a mover el mundo. Canciones sólidas y luminosas llenas de influencias de los años ochenta que toman los sintetizadores por bandera. El diario de una nueva vida. La joven artista británica de ascendencia rusa (Shura es el diminutivo de Aleksandra) relata a lo largo de trece temas los cambios que sucedieron en su vida después de moverse a Londres para estudiar en la universidad, superar una difícil ruptura amorosa y salir del armario. En definitiva, crecer.

 

The Radio Dept – Running Out of Love

I’m walking the left hand path, it’s my contribution to the political debate. I thought this time they’d disappear. Now I just want to get out of here (Camino por el trayecto de la izquierda, es mi contribución al debate político. Pensé que ellos desaparecían. Ahora sólo quiero salir de aquí). El mensaje es claro: la revolución se baila. Y está llena de sintetizadores. La formación sueca The Radio Dept publica el mejor trabajo de su carrera realizando una dura crítica social de su país, demostrando que no todo es tan brillante como parece de cara al exterior. Canciones melancólicas de pop electrónico que dan lugar al disco más reivindicativo del año.

 

David Bowie – Blackstar

Un trabajo cercano a la muerte marcado por la lucha contra una enfermedad incurable. El artista británico publicaba poco antes de morir el álbum que anticipaba su final. Un disco que no se veía capaz de finalizar antes de decir adiós. Siete canciones carentes de estructura, que mezclan emotivos sonidos cercanos al jazz y a la electrónica con cortes fúnebres, alabadas por la crítica internacional desde el momento de su publicación. El obituario de una de las figuras más rompedoras de todos los tiempos es también uno de los álbumes más interesantes de los últimos años.