¿Cuáles son los ingredientes para que surja la magia?  Sólo hacen falta una guitarra acústica y un vibráfono. Preciosas melodías llenas de matices que conforman uno de los proyectos más interesantes de los últimos tiempos. Dos hermanos franceses de formación clásica que recorren Europa creando “atmósferas únicas con instrumentos inusuales”.

Una propuesta difícil de clasificar. La banda francesa Belle Arché Lou demuestra que se pueden “transmitir sentimientos sin tener que recurrir a las palabras”. Tout la nuit dans les veins (Toda la noche en las venas), cuarto trabajo del grupo, asombra desde los primeros compases. Ocho temas llenos de arreglos orquestales y pequeñas joyas como Morceau d’ amour (Pieza de amor), una canción de poco más de dos minutos de duración sustentada en un alegre vibráfono que sorprende incorporando instrumentos según avanza.

La formación demostró su talento sobre las tablas de un escenario en el que incorporaron un teclado, un contrabajo y un bombo a sus melodías. Cuatro músicos inundaron el Espacio 8 de Madrid (en el barrio de La Latina) ante un público de poco más de veinte personas en el que además de presentar su último álbum rescataron algunos de los temas que han marcado su corta carrera, como Pour détruire le chagrin du monde (Para destruir la tristeza del mundo). Una canción a la que profesan “un cariño especial”. Una guitarra que se superpone entre capas de instrumentos capaces de transportarnos por un mundo melancólico durante casi doce minutos. La escucha se torna obligada.

El primer concierto de la banda en nuestro país. Una gira realizada gracias al apoyo de pequeños mecenas que concluyó con un tímido gracias en un momento en el que los asistentes se encontraban encandilados ante una propuesta singular (que la inmensa mayoría acababa de descubrir).