Pretty woman, walking down the street. Pretty woman, the kind I like to meet. (Mujer guapa, bajas por la calle. Mujer guapa, la que me gustaria encontrar). Historía de la música. Los primeros compases enganchan. Una batería que vibra junto al ritmo de unas notas de guitarra para el recuerdo. Y ni siquiera ha empezado a cantar todavía Roy Orbison. La canción más emblemática de uno de los artistas más icónicos de la historia.

El cantante se encontraba en su casa junto a su amigo y compositor Bill Dees cuando su esposa se acercó para decirle que iba a salir a la ciudad a comprar algunas cosas. El artista respondió si necesitaba dinero y Dees comenzó a tararear la frase Pretty woman never needs any money (Una mujer guapa nunca necesita dinero). Orbison empezó a cantar y para cuando ella regresó horas después la letra de la canción estaba terminada.

Se cumplen cincuenta años de la llegada al número uno en las listas americanas y británicas del tema Pretty Woman (El título original del tema es Oh, pretty woman, aunque con el paso del tiempo y la película protagonizada por Julia Roberts y Richard Gere años después la gente ha terminado por acortar el nombre). A mediados de septiembre de 1964 la canción era número uno en 22 países del mundo (rompiendo la hegemonía de The Beatles) llegando a vender más de siete millones de copias.

Uno de los últimos grandes éxitos de Roy Orbison (aunque su carrera resurguría en los años ochenta). Dos años después su mujer fallecía tras ser arrollada por un camión y cuando el cantante comenzaba a rehacer su vida dos de sus tres hijos fallecieron en un incendio.

Una voz con un impresionante rango vocal y unas características gafas oscuras (debía llevar gafas por una combinación de enfermedades de la vista, pero cuando se olvidó estas antes de un concierto tuvo que tocar con sus gafas de sol graduadas que se acabarían convirtiendo en uno de sus símbolos). La música y el estilo de Roy Orbison marcaron una época.

La balada Only the Lonely (1960) convirtió al artista en un fenómeno en medio mundo. Y canciones de la talla de Criying, In Dreams… afianzaron su carrera. Bandas de renombre como The Beatles comenzaron siendo teloneros en sus primeras giras. Durante la primera parte de la década de los sesenta estaba en la cima del mundo.

El final de los años ochenta (hasta su temprano fallecimiento a los cincuenta y dos años) supuso su segunda juventud. La inclusión de su música en una película de David Lynch, el formar parte del grupo The Traveling Wilburys (junto a músicos como Bob Dylan, George Harrison o Tom Petty) y el èxito del tema You Got It (una joya que casi no pudo llegar a presentar) convirtieron a un artista casi olvidado durante los setenta y comienzos de los ochenta en un fenómeno de culto.

Su muerte en 1988 fue repentina. Pero aún no había dicho su última palabra. Cuatro años después volvería a las listas de medio mundo con el tema póstumo I Drove All Night. Una canción originalmente grabada por Roy Orbison un año antes de su fallecimiento que sin embargo no pudo ver la luz antes de su muerte y acabaría arrasando en 1989 de la mano de Cyndi Lauper.