Foto: David James Swanson | Jack White (http://jackwhiteiii.com)

Foto: David James Swanson | Jack White (http://jackwhiteiii.com)

Canciones de rock llenas de guitararras enérgicas aderezadas por claras influencias del folk americano. El músico estadounidense Jack White no es sólo un torbellino musical y uno de los mejores artistas de su generación, también es un maniático del control que se esfuerza en reinventar todas las ideas preconcebidas que caracterizan a la industria musical.

No existe la rutina. Un genio que a lo largo de su interesante carrera se ha esforzado en cuidar con éxito hasta el último detalle de sus discos. ¿Por qué es historia de la música? Su último trabajo, Lazaretto (publicado hace poco más de un mes), es el álbum más vendido en vinilo de los últimos veinte años. Según datos de Nielsen Soundscan, desde que comenzó sus mediciones en 1991 ningún disco en vinilo había superado las 60.000 copias vendidas (el récord estaba desde 1994 en manos Vitalogy, de Pearl Jam, cuando aún llenaban estadios alrededor del mundo). Otro detalle, el pop acelerado de los británicos Arctic Monkeys ocupa la segunda posición este año con 29.000 copias, menos de la mitad de Jack White y Random Access Memories de los franceses Daft Punk lideró la clasificación el año pasado después de vender la cifra nada despreciable de 49.000 discos de vinilo.

Lazaretto es una pequeña joya llena que sorprende desde la primera escucha. Las dos caras del vinilo son de diferente color e incluyen un pequeño holograma. Muchas de las canciones tienen versiones diferentes según donde se coloque la aguja del reproductor. Y no hay dos ediciones de Lazaretto iguales (en muchas de ellas pueden encontrarse pequeñas pistas musicales escondidas en su interior). Jack White desafía a la industria musical.

No es la primera ocasión en la que el músico estadounidense sorprende a sus seguidores. Conocido por ser el líder de los icónicos The White Stripes, hasta su disolución hace sólo tres años, ideó el grupo y su uniforme estético mientras trabaja en su propia tapiceria en Detroit. Vestirían únicamente de rojo y blanco y trabajarían los patrones clásicos del rock más crudo. Los inolvidables videoclips de Michel Gondry y canciones de la talla de Fell in love with a girl y sobre todo Seven Nation Army, un himno dentro del mundo del fútbol, propulsaron al grupo a la fama internacional.

¿Una cuidada estrategia de marketing? Jack White llevaba dos bandas de músicos durante su última gira. Una masculina y otra femenina. Y ni los músicos ni el público sabían en todo momento quién iba a salir a tocar en cada concierto. Otro dato, el primer single del álbum Lazaretto entró en abril en el libro Guinness de los records debido a su rápida publicación. Tres horas y cincuenta y cinco minutos fueron suficientes para grabarlo, montarlo y ponerlo a la venta en formato físico a lo largo de los Estados Unidos.

Las empresas de Jack White

En la Séptima Avenida Sur de Nashville se encuentra una de las últimas extravagancias del artista estadounidense. Third Man Records es el sueño de su juventud. No sólo es su vivienda y su propio sello, también es una espectacular tienda de discos, una sala de conciertos y uno de los estudios de grabación mejor valorados de Norteamérica. En una época en la que casi no se venden discos y sólo la música en directo capea el temporal, Jack White asegura que su sueño es rentable. Por si fuera poco, cualquier visitante que lo desee puede grabar en el acto una canción o un poema propios en vinilo. ¿Alguien se apunta?

* ¿Quieres saber más? En la revista estadounidense AVClub hicieron un interesante reportaje en video sobre el estudio de Jack White.

Jack White – Lazaretto