Beatles

  • ‘Harry Benson: The Beatles’ es un libro de casi medio metro de altura repleto de fotos.
  • El fotógrafo afirma que “costaba creer la velocidad en la que se hicieron famosos”.

“Costaba creer la velocidad en la que se hicieron famosos. A principios 1963 eran los niños bonitos de Merseyside. En octubre los conocían ya en toda Gran Bretaña y un año después, eran las personas más famosas del mundo anglosajón”.

 Harry Benson es el hombre detrás de muchas de las instantáneas más íntimas que se publicaron de Los Beatles cuando la banda aún estaba en activo. El veterano artista, uno de los fotoperiodistas más influyentes del siglo XX, recorrió Europa y Estados Unidos durante dos años con el cuarteto británico y el trabajo realizado se recoge en un espectacular libro de casi medio metro de altura publicado por la editorial Taschen.

“Las fotografías recogen una época muy feliz, tanto para ellos como para mí. Al final, de lo que se trataba era de la Música, y ellos fueron sin duda la mejor banda del siglo XX. De ahí la importancia de estas fotografías”, indica Benson en el prólogo del libro.

Casualidades del destino

Harry Benson tiene las maletas preparadas. En menos de veinticuatro horas parte a África para realizar un reportaje fotográfico. Poco antes de subirse al avión recibe una llamada del editor del periódico para el que trabaja, The Daily Express. Un cambio de planes que disgusta a Benson: tiene que viajar a París con los Beatles, donde van actuar durante varias semanas en el teatro Olympia.

“Yo conocía a los Beatles, pero no me interesaba seguir a un grupo de rock, pues me tenía por un fotoperiodista serio. Finalmente acepté”. Desde el primer momento, Benson obtiene pleno acceso al entorno privado de los Beatles y de su cámara salen algunas de las imágenes más personales de la banda, por entonces lanzada a la conquista del mundo.

Las luminosas fotografías en blanco y negro de Benson muestran de cerca a los Beatles mientras componen, actúan, hablan con los fans, se relajan e interactúan unos con otros, al tiempo que intentan asimilar una fama que cada vez les aísla más del mundo exterior.

Beatles2

Una guerra de almohadas para la historia

En el imaginario del grupo sobresale una serie de fotografías sobre el resto: los miembros de la banda en plena guerra de almohadas. Como explica Benson, nunca imaginó que esas instantáneas “se convertirían en un icono del siglo XX”.

La serie de imágenes se tomó a las tres de la madrugada de un frío día de enero de 1964, después de que Benson oyera decir a los miembros del grupo -unos días atrás-, que iban a hacer una guerra de almohadas en una habitación. El fotógrafo les propuso hacer la sesión justo después de que A hard day’s night alcanzara el número 1 en las listas de ventas de Estados Unidos y que fueran invitados al programa de Ed Sullivan en televisión.

“Al principio no parecieron entusiasmados. John Lennon creía que les haría parecer infantiles y, acto seguido, golpeó a Paul en la nuca con la almohada. Aquello fue el desencadenante. No les di ninguna indicación. Todo fue alegría pura y espontánea, captada a la perfección”, desvela Benson.

El final de un mito

Benson fotografía los conciertos de los Beatles en el Shea Stadium de Nueva York y el Washington Stadium, en 1966, pero ya no vuelve a retratarlos como grupo. De hecho, se niega a acompañarlos durante su visita a la India en 1968.

“Había transcurrido el tiempo y todos nos hallábamos en una fase vital distinta. Habían dejado de interesarme como noticia”, revela Benson, que después de su aventura con la banda de Liverpool retrataría a otras estrellas históricas como Michael Jackson, Elizabeth Taylor y más recientemente la fallecida Amy Winehouse.

“Lennon estaba destrozado y lloraba; el resto del grupo no parecía solidarizarse con él. Habían cambiado, se habían vuelto más cínicos y estaban hartos de ir de gira”, narra Benson del último encuentro con los Beatles, a la vez que recuerda unas palabras que pronunció entonces Paul McCartney: “Tenemos que parar. Pareceremos idiotas si nos dedicamos a dar brincos en el escenario a los 40 años”.