Zooey

Otro más. La interminable nómina de actores que de la noche a la mañana deciden probar en el mundo musical no hace más que aumentar. El último: Jeff Bridges.

El veterano actor se ha considerado a sí mismo un vago en numerosas ocasiones. Pero la realidad es que no puede parar de hacer cosas. Pinta, edita libros con las fotografías que toma en los rodajes y lleva desde 1958 actuando ininterrumpidamente, aunque su primera aparición en el cine fue en 1951, a los dos años.

Su faceta menos conocida es la de cantautor. Toca la guitarra, compone sus propias canciones e incluso probó suerte en el mundo de de la música hace una década colaborando con el reputado cantautor y multiinstrumentalista David Crosby.

Tras ganar un oscar el año pasado por interpretar a a un alcohólico cantante de country en Corazón Rebelde, Bridges decide que llega el momento y se mete de lleno en su carrera musical. El intérprete acaba de publicar un álbum de raíces americanas y claras influencias country que por momentos recuerda a artistas clásicos de la talla de Bruce Springsteen. El resultado es más que notable.

Músicos ocasionales

Jared Leto mueve masas al frente de Thirty Seconds to Mars, Juliette Lewis se ha convertido en la chica mala del rock, Vincent Gallo consiguió un hueco como reputado cantante y compositor a principios de la década pasada… La nómina de actores que compaginan música e interpretación es bastante amplia.

También existe otra estirpe, a la que pertenecerían Jeff Bridges, Scarlett Johansson, Ryan Gosling… actores con una larga carrera en el cine que un buen día deciden probar suerte en el mundo musical. Y sorprenden facturando grandes trabajos y obteniendo inesperadas buenas críticas de parte del público y las principales revistas musicales.

Éstos son algunos de los casos más famosos:

Zooey Deschanel. La actriz componía en secreto y cantaba en la ducha. Nunca se había atrevido a enseñar a nadie sus composiciones. Hasta que conoció al reputado cantautor y productor folk M. Ward. Ella estaba rodando The Go Guetter y él era el encargado de la banda sonora. Lo suyo fue un idilio instantáneo.

Juntos formaron la banda She & Him. Y en tan sólo tres años y con dos discos en el mercado (Volume I y Volume II), han logrado el reconocimiento del público, la crítica especializada y han aparecido en multitud de listas que situaban sus trabajos entre los mejores del año. Facturan canciones de pop, con toques folk, alegres e intimistas, que unidos a la gran voz de la actriz han conseguido que el dúo acapare elogios en medio mundo.

Ryan Gosling. Historias de amor entre espíritus, un coro de niños y un par de vídeos rodados en diferentes cementerios. La propuesta de Dead Man’s Bones, banda formada por el actor nominado a un Oscar Ryan Gosling y su amigo Zach Shields, no puede ser más lúgubre.

Debutaron hace dos años con un disco cargado de canciones de pop que tienen el mundo de lo sobrenatural como temática. Crujidos, gritos y ruidos de ambiente inundan el álbum. Y también colabora en las grabaciones el coro de niños del Conservatorio Silverlake, en Los Ángeles, que se encargan de dar un toque aún más inquietante a los temas.

Scarlett Johansson. Enamorada de la música del ‘ogro del rock’, Tom Waits, debutó en el año 2008 con Anywhere I lay my head, un álbum cargado de versiones del artista norteamericano. La experiencia no fue nada placentera y la artista obtuvo más críticas que halagos. Una gran parte del público denostó el disco acusando a la cantante de desafinar y poner pocos sentimientos a las canciones.

No todo estaba perdido. Año y medio después la musa de Woody Allen se redimiría en compañía del cantautor Pete Yorn. Break Up fue un éxito y el single Relator se situó entre los mejores temas del año para un gran número de publicaciones musicales independientes.

Emmanuelle Seigner. Nada está realizado al azar en el debut de la actriz. Tanto en su música como en la portada de su primer trabajo, la diva del cine francés y esposa de Roman Polanski intenta seducir a los oyentes y nos llena de referencias a la mujer fatal.

El álbum de pop en francés y guitarras incipientes con el que debutó en 2009 la actriz, y en el que destacan sus duetos con Iggy Pop y Roman Polanski, triunfó en el país galo.

Kevin Costner. A sus 52 años, espoleado por su mujer, y tras pequeños idilios con la música, el actor decidió que había llegado la hora de meterse de lleno y probar suerte en el mundo musical. Y de su reunión con varios amigos nació Kevin Costner & Modern West.

Su disco de debut, The Untold Truth, publicado en el año 2008, demostró que el actor y su banda eran capaces de facturar notables canciones de rock clásico en las que se aprecian claras influencias de veteranos artistas estadounidenses consagrados como Neil Young o Tom Petty.